La lectura es un hábito que ofrece muchos beneficios para cualquier persona, sea niño o adulto, entre ellos la ayuda a la formación intelectual, también le facilita el aspecto social y el emocional.

Pero cuando fomentas el hábito de la lectura en un niño, le permitirás aprender a encontrar placer en éste pasatiempo, en vez de ser considerada una actividad obligatoria para cumplir con actividades escolares.

Puede iniciar con un cuento, un libro, incluso un cómic, cualquier instrumento que le permita practicar la lectura va a aportar muchos beneficios.

Enriquece el vocabulario

Una parte natural del crecimiento, es aprender el vocabulario que facilita la comunicación, la primera fuente de vocabulario está en el núcleo familiar, principalmente por los padres, de quienes aprenden por imitación.

Luego inicia la etapa escolar, conforme surgen actividades cognitivas, el niño aprende nuevas palabras, y la lectura comienza a ser el principal medio de información.

Pero es ideal que los responsables de guiar a los niños en el proceso de la lectura le enseñen al niño, que ésta es una herramienta que abre los caminos al conocimiento, iniciando por descubrir nuevas palabras y dominar la comprensión del discurso.

Favorece la expresión de ideas y sentimientos

Está íntimamente relacionado al enriquecimiento del vocabulario, porque en proporción al dominio de un mayor número de palabras, facilitará al niño a expresar cualquier idea o conocimiento que desee compartir.

Pero no sólo se relaciona con la parte cognitiva, también le ayudará a expresar sentimientos, incluso los negativos que tanto daño hacen en quien no logra eliminarlos de su mente y su corazón.

También podrá expresar planes, metas, sueños. Esto es muy importante porque así no sentirá la frustración de querer decir algo y no saber cómo explicarlo, o cómo darse a entender.

Facilita el desarrollo de la imaginación

Al momento de leer un libro, ante la concentración en la lectura, es posible llegar al punto de transportarse a otros lugares, porque existe una elevada imaginación y creatividad, que ayudan a recrear en la mente todo lo que ocurre en la lectura, incluyendo los escenarios y personajes.

Tal vez de manera inmediata no podrás percibir lo positivo que esto va a resultar, pero motivará al niño a recrear en la realidad todo lo que ha imaginado de acuerdo a la lectura, y este interés es clave para su desarrollo intelectual.

Ayuda con la comprensión lectora y la concentración

La comprensión lectora es un proceso indispensable para el aprendizaje y la formación académica, los estudiantes que no poseen esta cualidad, les resulta muy difícil procesar la información y cumplir de manera eficiente el aprendizaje.

Pero, aparte de esta ventaja, cuando el niño ha desarrollado el hábito de la lectura, tiene una elevada probabilidad de concentrarse con facilidad, porque la lectura los orienta a centrar la atención en el texto, sus personajes y el desarrollo de la historia.

Es por ello que los niños con el hábito de la lectura, no le resultará tan complejo el proceso de aprendizaje.

Desarrolla la empatía

La empatía facilita la adaptación al entorno social, y le permite al niño ser más tolerante ante algunas situaciones, y tener una mejor calidad humana.

La lectura tiene su influencia en éste sentido, porque las historias le permiten comprender mejor todo lo que corresponde las emociones, y se puede identificar con los personajes, aprenden a estar en el lugar de otros, y esto… es empatía.