Así se puede describir perfectamente una novela escrita por la historiadora madrileña María José Rubio, quien está considerada como una de las mejores historiadoras contemporáneas de España, además de ser una excelente escritora.

María José Rubio, ha venido trabajando en el campo de la historia de España desde 1989.  Desde entonces ha publicado artículos, trabajos de investigación, y ha sido autora de guiones para series culturales de televisión y activa colaboradora de programas de radio.

Gracias a su investigación sobre la historia de Madrid, en el año 1993, recibió el Premio Campomanes de la Real Sociedad Económica Matritense.

Además, está trabajando como colaboradora en la elaboración del Diccionario biográfico español, de la Real Academia de la Historia.

Ha escrito tres libros de historia, que han sido exitosos, el primero La Chata. La Infanta Isabel de Borbón y la Corona de España (2003), Siglos XVIII-XXI. De María Luisa Gabriela de Saboya a Letizia Ortiz (2009) y Reinas de España. Las Austria. Siglos XV-XVII. De Isabel la Católica a Marina de Neoburgo (2010).

Realmente, está considerada como una de las mejores exponentes españolas del género Novela Histórica, combinando la historia con la ficción.

Es aquí donde entra su exitosa novela, El Cerrajero del Rey, que le mereció el Premio de Novela Histórica ciudad de Cartagena 2012 a la mejor novela del año.

La novela

El Cerrajero del Rey es toda una lección de historia en la que además de aprender sobre la historia de España y Madrid, disfrutarás su lectura. Si eres un aficionado de la historia, te aseguro que te va a encantar.

La novela relata la vida en la corte al inicio de la monarquía de los Borbón, bajo el reinado de los reyes Felipe V y Fernando VI.

En esta época el protagonismo tanto de Isabel de Farnesio y Teresa de Braganza, fue impresionante, ya que ellas fueron piezas claves en la política del país.

A pesar de que es una novela histórica, con personajes reales, el protagonista es ficticio, y se trata de un joven llamado Francisco Barranco, quien a su llegada a Madrid comienza a trabajar en un taller para aprender el oficio del hierro y los secretos de los cerrajeros reales.

El joven Francisco pronto demostrará sus grandes habilidades y sus deseos de ser el mejor cerrajero, lo que hará que su maestro le muestre todo su apoyo.

De allí, gracias a sus conexiones con un actor y a sus trabajos como herrero y cerrajero logra entrar a la corte real, en donde comienza una relación con la Condesa de Valparaíso y se adentra en las políticas oscuras e intrigas de la corte en donde tratan de descubrir el misterio de un libro con la solución para crear un acero que puede acabar con imperios y convertir a España en una nueva potencia bélica.

Una extraordinaria obra llena de intrigas cortesanas y espionaje en la España del Siglo XVIII.

Por supuesto, como buen cerrajero Sarriá, era un verdadero artesano con muchas habilidades y conocimientos de mecanismos, cerraduras e invenciones.  No sólo en la antigüedad se encargaban de proteger los tesoros de los poderosos, como oro y joyas, sino también fueron testigos de muchos otros secretos.