Recientemente fue estrenada en Netflix la película Rebeca, dirigida por Ben Weathly, y protagonizada por Lily James y Armie Hammer.  A pesar de que no ha sido bien recibida por la crítica, ha dado de qué hablar.

Esta película es un “remake” de una versión anterior del gran Alfred Hitchcock, que fue estrenada en el año 1940 y protagonizada por Laurence Olivier y Joan Fontaine, la cual ganó ese año el Oscar a la Mejor Película.

En ambas versiones, una joven plebeya se enamora y contrae matrimonio con un aristócrata y se traslada a vivir en su castillo, de nombre Manderley en Cornualles, al suroeste de Inglaterra.

Sin embargo, después de una hermosa y romántica luna de miel, al llegar al castillo, todo cambia, por la sombra de Rebeca, la esposa muerta del aristócrata.

La novela

La trama original proviene de la novela “gótica” de la escritora inglesa Daphne Du Maurier

Se trata de una joven anónima que se casa impetuosamente con un viudo adinerado, solo para descubrir que él y su casa están obsesionados por el recuerdo de su difunta primera esposa, el personaje principal.

Rebecca, ha sido un best-seller que nunca se ha agotado, desde su publicación, en el año 1938, hasta el año 1965, había vendido más de 2,8 millones de copias.

La novela ha sido adaptada en numerosas ocasiones, además de las dos películas ya mencionadas, también se ha llevado al teatro.

Algo interesante de la novela, es el hecho de que la protagonista no tiene nombre, simplemente es la narradora de la historia, una joven que ha estado trabajando como dama de compañía para una rica americana, y mientras están en Montecarlo conoce al millonario George Fortescue Maximilian “Maxim” de Winter, un viudo de 42 años, que le propone en apenas dos semanas matrimonio.

Al llegar a la mansión Manderley, todo cambia, ya que allí se encuentra con la Sra. Danvers, quien está obsesionada con Rebecca de Winter, la anterior esposa de Maxim, quien falleció un año antes en un accidente de un bote en extrañas circunstancias y mantiene un cuarto bajo llave al cual la joven desea entrar.  Quizás deba llamar a un cerrajero para poder hacerlo.

Plagio

Poco después de la publicación de Rebecca en Brasil, el crítico Álvaro Lins señaló muchas semejanzas entre el libro de Du Maurier y la obra de la escritora brasileña Carolina Nabuco, La Sucesora, publicada en 1934, en donde la trama es muy similar a la de Rebeca, ya que en ella también una joven se casa con un viudo en donde también aparece un ama de llaves que mantiene viva la presencia de la primera esposa. 

Esta trama también es compartida con la novela Jane Eyre de Charlotte Brontë.

Por supuesto, Daphne Du Maurier negó haber copiado el libro de Nabuco, alegando que era una trama bastante común.

También en 1944, en los Estados Unidos, luego de la versión cinematográfica de la novela, Edwina L. MacDonal demandó tanto a los editores como a los productores cinematográficos por plagio, alegando que Du Maurier había copiado su novela Blind Windows.

En ninguno de los dos casos pudo ser comprobado el plagio.

En 2017, fue votado como el libro favorito del Reino Unido de los últimos 225 años en una encuesta realizada por la librería W H Smith. Otras novelas que le siguieron en la lista fueron, Matar a un ruiseñor de Harper Lee, Orgullo y prejuicio de Jane Austen, Jane Eyre de Charlotte Brontë y 1984 de George Orwell.